Algunas mamás me han escrito manifestando sus miedos o preocupaciones a la hora de introducir un segundo idioma o incluso un tercero, en casa con sus hijos pequeños y posiblemente tú también te estás haciendo las mismas preguntas.

Así que esta semana voy a dedicar un post a desterrar todos aquellos miedos que se puedan tener y a confirmar los beneficios de introducir un segundo idioma en edades muy tempranas.

Y no es porque lo diga yo, si no que la comunidad científica apoya esta teoría de que los bebés tienen una capacidad especial para la adquisición del lenguaje que no se debe desperdiciar.

Si has leído mi artículo sobre las investigaciones realizadas recientemente ya sabrás que los niños menores de 5 años tienen el cerebro especialmente diseñado para aprender idiomas.

Arantxa del blog proyectoalegría.com, habla de otros estudios importantes y sus resultados que resume en su post Niños Bilingües:

“En 1962 vio la luz uno de los estudios claves en el campo del bilingüismo (realizado por Elizabeth Peal y Wallace Lambert en la Universidad McGill en Montreal); en él descubrieron que la habilidad de hablar más de un idioma no entorpece el desarrollo general del niño como se venía afirmando hasta entonces sino más bien todo lo contrario.”

La realización de 15 test distintos (verbales y no verbales) en personas con un mismo nivel educativo y socio-económico, demostró que los niños bilingües puntuaban más alto que los niños monolingües.

Todos los niños nacen con una capacidad lingüística equiparable a la de un genio pero esa capacidad va disminuyendo paulatinamente y a partir de los 7 años comienza a descender en picado.

Ellen Bialystok, una psicóloga de la Universidad de York en Toronto, demostró que los niños bilingües tienen más desarrollada una parte del cerebro conocida como sistema ejecutivo (es la parte utilizada para ponernos metas, diseñar planes y mantenerlos, autorregularnos, monitorizar tareas, seleccionar comportamientos, etc.). Este desarrollo extra les permite descartar información irrelevante y centrarse en la que es fundamental para la tarea que tienen entre manos y gracias a esto destacan en aspectos como la gramática y la resolución de problemas.

Además se ha demostrado que el estímulo intelectual extra que reciben los niños bilingües refuerza su capacidad de abstracción lo que les da ventajas notables en campos como las matemáticas y la lectura.”
A pesar de estos estudios, muchos padres aún se preguntan si enseñar dos idiomas a sus hijos puede causar problemas o retrasos en el habla. La respuesta es rotundamente NO.

Niños alrededor del mundo entero aprenden más de un idioma sin desarrollar problemas en el habla. Piensa en niños de padres latinos creciendo en Estados Unidos, o niños que crecen en Suiza y Luxemburgo hablando varios idiomas desde bebés. Países como Canadá, Filipinas, Irlanda, Nueva Zelanda, Finlandia, Paraguay, Argelia, Camerún, Iraq, Líbano, etc....son bilingües de facto.

Cada niño es único en su desarrollo pero todos han nacido con la capacidad de aprender varios idiomas. No pierdas la ocasión de ayudar a tu hijo o hija a ser bilingüe y sigue los consejos que te voy dando para crear un ambiente bilingüe en tu entorno.

Desmontando mitos y preguntas frecuentes

Mi bebé es muy pequeño para aprender un segundo idioma.

Nunca es demasiado pronto para empezar con un segundo idioma. Los bebés adoran los sonidos, las rimas y los cuentos en cualquier idioma. Aprender idiomas es algo natural para los bebés. Desde el nacimiento y hasta los 3 años, el cerebro de tu bebé es como una esponja. Aprovecha para hablar mucho con tu bebé, repetir palabras y frases a menudo.

Cómo aprenden inglés los bebés

Escuchando. Cuántas más palabras escuchen los bebés, más palabras aprenderán. Siguiendo mi teoría de los impactos, debes crear/fabricar cuántos más impactos auditivos en inglés mejor. Utiliza mis consejos para crear estos impactos a través del juego y de las rutinas diarias.

Cuántas horas debo dedicar al día

Hay un estudio que dice que son necesarias al menos 4 horas al día para desarrollar el segundo idioma a un nivel bilingüe. Pero eso no quiere decir que si dedicas menos horas no van a ser de provecho. Practica el inglés a diario en las rutinas diarias de tu bebé y a la hora del juego. Usa frases, cuentos, música, dvd...

Mi bebé se confundirá con dos idiomas

En absoluto. Ya tienes investigaciones serias que te apoyan en tu decisión de introducir un segundo idioma. Pero puedes observar a tu bebé y ver qué funciona mejor con él. No hay una forma única de introducir el segundo idioma. Haz lo que sea más natural en tu caso.

Mi bebé no habla y ya debería

Cada bebé es diferente y aprende a hablar en su debido momento. Existen unos hitos estándar para el desarrollo del lenguaje que puedes visitar en mi blog. Existe la posibilidad de que un bebé que está aprendiendo más de un idioma tarde un poco más en hablar pero eso es sólo porque está clasificando internamente los idiomas. No dudes en utilizar los baby-signos para esta etapa ya que le serán muy útiles a tu bebé.

Las ventajas de aprender un segundo idioma a esta edad son tan grandes que minimizan por completo el hecho de que el bebé podría tardar más en hablar.

Yo no sé hablar bien inglés, no debería enseñarle

No te preocupes si tu inglés no es bueno. Como padre, madre de tu bebé eres el más indicado para dedicarle tu voz en otro idioma. Y puedes aprender junto con tu bebé.

Cuándo se puede introducir una tercera lengua

Según Luis Farrés, lingüista y logopeda, si queremos introducir una segunda lengua extranjera pero no podemos asegurar la cantidad de horas y las condiciones de inmersión ideales, es mejor esperar unos años a que las lenguas maternas y la primera extranjera introducida en óptimas condiciones estén consolidadas, a que el bilingüismo sea real.

Será a partir de los 11-12 años cuando las lenguas están aprendidas y es a partir de esta edad cuando empezamos a construir sobre las lenguas adquiridas y también cuando tenemos la habilidad y la conciencia gramatical para poder aprender otro idioma con facilidad.

Ventajas de hablar dos idiomas

  • Favorece la atención. El aprendizaje simultáneo de dos lenguas tiene repercusiones positivas en las capacidades cognitivas de nuestro hijo.
  • Potencia la atención, la capacidad de cambiar de tarea con más rapidez y predispone al aprendizaje de otras lenguas.
  • Favorece la apertura mental. Cada idioma conlleva, más allá de los sonidos que escuchamos o los signos que vemos, una construcción verbal del mundo, una interpretación de lo que nos rodea.
  • Mayor facilidad para los idiomas. Un niño bilingüe aprende con más facilidad un tercer idioma. Sin embargo, hemos de plantearnos cuándo introducir la tercera lengua. Si no hay otro remedio y el niño se ve expuesto de forma natural a las tres lenguas (por ejemplo, el padre habla una, la madre otra, y el país en el que viven, otra) aprenderá las tres. Pero si es algo que planeamos de forma artificial y el niño no está inmerso en el contexto de los tres idiomas, es mejor esperar para programar la introducción de la tercera lengua.
  • No entorpece el aprendizaje de la lengua materna. El desarrollo del habla de un niño bilingüe será normal, aunque es posible que al principio mezcle sonidos de las dos lenguas y nos dé la impresión de que no arranca a hablar, o de que empieza a hablar más tarde. Pronto, no obstante, aprenderá a diferenciar bien los dos idiomas y utilizará cada uno en su contexto. Hacia los cinco años debe haber integrado la estructura de las dos lenguas.

¿Conclusión? Introduce un segundo idioma en tu hogar sin miedo.
Espero que este artículo te haya aclarado las dudas que tenías y si no es así por favor, deja tu comentario aquí debajo y te responderé en breve.
Comparte este artículo con tus amigos en redes sociales y ayúdame a dar a conocer el Inglés para Familias.
Y si aún no estás apuntado a mi curso de Inglés para Familias puedes hacerlo ahora aquí.